Colección: Hora de la siesta

El pelaje del gato era tan espeso que nunca sintió al visitante a la hora de la siesta. "¡Rápido! ¡Toma una foto! ¡Los otros ratones nunca creerán esto!"